sábado, 8 de octubre de 2016

El otoño se acerca con muy poco ruido



"El otoño se acerca con muy poco ruido –nos recuerda Ángel González–: apagadas cigarras, unos grillos apenas, / defienden el reducto / de un verano obstinado en perpetuarse..."

Dulces hechos acontecidos en las últimas semanas:
  • La Exposición del V Centenario del Bosco (1450-1516) en el Museo del Prado me arrebata los sentidos.
  • El cuaderno se llena de flores y de versos.
  • No recuerdo la vida / antes de que llegaras. Propuesta de poema en heptasílabos sobre la maternidad.
  • Alguien a quien adoro me escribe y, entre otras cosas, me dice: "Encantadora como siempre, y como siempre una delicia sentirte cerca. Mi amor todo."
  • Un pajarito amigo me escribe y, entre otras cosas, me cuenta que el profesor "nos trajo un día a clase un poema tuyo muy bueno, el de Habítame, y lo hemos comentado."
Gracias a la vida por tanto.
 

HABÍTAME
Ylla


Algo iba a ocurrir. [...] Quería quedarse sentada, en silencio, sin moverse, hasta que ocurriera lo que había estado esperando todo el día, lo que no podía ocurrir, pero tal vez ocurriera.

                            Ray Bradbury

 
Esperar es sentarme a la orilla de este mar inmóvil.
El sol me regala su zumo tras las columnas de cristal
y aquí te espero, desde siempre.
Aquí te espero,
en los viejos canales con sus viejas aguas de vino.

De mis ojos te doy la música, de mis ojos cerrados que sueñan
un relámpago gemelo, una luz imposible, un amor inhabitado.
Habítame.
Ven a mí, tormenta desconocida que sobrevuela
el valle como un pájaro de fuego;
llama eterna, eternízame. 

Tras las columnas de cristal palpita el mar muerto,
al oír la canción nueva de la mujer que te espera.
Ven a mí, desconocido. Ven, que te aguardo desde siempre,
desde esta soledad amarilla que llueve
en los viejos canales del sueño.
 
Esperar es sentarme a contemplar las aguas dormidas.
Escúchalo. Escúchalo. El mar
se enciende en mis muñecas, el mar...
Habítame, desconocido.
 
Ana Isabel Trigo Cáceres
ENTONCES (Prólogo de Jesús Urceloy)
Amargord Ediciones. 2014

2 comentarios:

  1. Qué acontecimientos tan emocionantes de inicio de otoño!
    Habítame no admite comentarios, lo dice todo bien claro y bien hermoso!
    Un abrazo, hoy, sin deberes.

    ResponderEliminar
  2. El otoño, propicio para el acogimiento...
    ¡y el recogimiento!

    Gracias por tus palabras.

    ResponderEliminar