viernes, 1 de enero de 2016

Love is a deeper season than reason


"love is a deeper season
than reason"
e. e. cummings
Inventario de la luz

Las noches de hospital
el invierno la hibernación
la amoxicilina
el soñado deshielo
–marzo abril mayo junio–
los desayunos y las cartas
los panes y el aceite
avena onagra sésamo
el talante de las ardillas
mis cuarenta y dos años
la luz verde de un taxi
una copa de lágrimas
el tiempo inoportuno
la tristeza a deshoras
la serotonina
la soledad en una escena de Hopper
todas las ciudadelas en mis ojos
todas las ciudadelas
las diosas
y sus dioses
este cuaderno donde escribo
Cummings y su estación favorita
–love is a deeper season–
la luz de Gamoneda
esta luz
y toda la verdad bajo los árboles
los árboles de abril
esplendor en la hierba
descalzos por el parque
de aquí a la eternidad
las tierras de penumbra
el cine de Subiela y las noches
las noches
de hospital

Es todo
cuanto mis manos pueden ofrecerte
es todo cuanto habito



Canción de aniversario

Me paraste en la calle una mañana
y empezamos a hablar como si nos conociéramos
de siempre. No recuerdo aquella conversación:
me bastaba mirarte.
Poco tiempo después
nos besábamos en las bibliotecas
entre manuales de teoría del derecho y trabajo social.
Los domingos emigrábamos a tu buhardilla,
palomar del invierno.
Era imposible imaginar algo diferente.
Se aproxima la fecha de nuestro aniversario
y releo tus cartas, la alegría
de entonces.
                        Nadie me explicó
que los días felices se van por el desagüe.
He perdido dos tallas de amor propio.
He aprendido a llorar en la bañera;
el champú con aroma citrus fresh me recuerda
los paseos marítimos de la ciudad que nos amó.
Llorar de verdad no es fácil.
Llorar de verdad no es nada fácil.

Era imposible imaginar algo diferente.


Las prendas

          "tomé papel y lápiz y esparcí
          las prendas de tu amor sobre la mesa."
          Joan Manuel Serrat

Tomo las prendas de un viaje mayor
que mi vida, las prendas del presente
que hacen nido en el alma, toda prenda,
cada prenda que el tiempo
guardó en mis manos. Éstas
que nunca morirán pese a la sombra,
pese al himno del tren
que cruza las estepas.
En silencio recreo el inventario.
Un pétalo, dos pétalos, tres pétalos,
la flor emprende el viaje,
el búcaro solloza en un rincón.
Cuatro pétalos, ocho pétalos, infinito
es el amor de la humilde corola,
el cáliz y el pedúnculo floral,
infinitas las manos
hilanderas
que cosen una túnica.
Vestidura que no te falte
y no falte en tu ruta la palabra
que rompa todo atisbo de ceguera.
Que no falte la túnica de luz.
Recapitulo
y tomo cada prenda.
Cierro los ojos para recrear el momento
en que las flores fueron una sola,
las almas una sola
y un mismo sueño el sueño dividido.
Me instalo en el instante que aún perdura
y tomo cada prenda solitaria
que atesora la estela de tu verbo.

Las prendas de tu viaje.


Playmobil special plus

Me gustan los muñecos de playmobil
esa antigua elegancia
de los flamencos en las marismas
la blanca vanidad de los pelícanos
articulados hábiles y diestros
invitan a su hábitat
de cartón piedra
cuidadores del zoo
vigilantes nocturnos
invitan a un festín
inventan una vida
se miran en el agua
–qué plumaje exquisito
qué articulada forma
qué vanidad artrítica–
tan hábiles

y embusteros



La gruta de los nadadores

          "Todos los lugares y las personas fueron dádivas para mí”
          Michael Ondaatje

Hace frío y me alejo para que te preguntes

Por qué gozan las viñas
de un prolongado sueño al sol.
Por qué logran las uvas
la maduración óptima. Por qué

el afrutado vino sabe hablar el idioma
del beso en cada beso, en cada rostro que amaste,
cada país que visitaste, cada desierto
que entró en tus córneas,
que entró hasta la raíz de tus córneas incansables
y satisfizo tu obstinada sed con su copa
de arena, con su copa de licor,
cada beso que dijo sí. Por qué
sonríen estas uvas
si nombras un fragmento de piel denominado
sinoide vascular.

Las uvas te recuerdan que existimos
en el otro, a pesar de los desiertos
y a pesar de esta gruta
donde hace tanto frío.


Aun floreciendo los cerezos

          “Aun floreciendo los cerezos
          El nuestro es un mundo sufriente.”
          Issa Kobayashi

Sufridor –para Issa– es el mundo
omnipotencia dolorosa donde
nadie está a salvo del último cuervo
a pesar de la flor
                             a pesar del
mediodía que exhibe su tez joven

belleza y aflicción van de la mano
una verdad que comprendemos tarde
lejos de todo
                        lejos de lo fácil
insular es la vida del poeta
siervo de la sed siervo de lo hermoso

transfigurado en energía pura
alta luz para el llanto del cerezo

42
  
          "A los 24 años no espero grandes cosas."
          Deborah Antón  

A los 42 años no espero grandes cosas.
Escojo lo sencillo, la belleza
cotidiana. Perdí el tiempo buscando emociones,
deidades de hojalata; perdí el tiempo
detrás de un elixir
que resultó ser un jarabe falso.

La vida es generosa si no pido.
Me ha dado amor, me ha dado un hijo, hijo de la vida.
La vida es la mecánica del beso.
Escojo lo sencillo:
esta fruta madura,
este pan de centeno que saludan mis manos.

No espero grandes cosas.
                                           Ahora solo amanece.

Burn
          “Tus ojos son el límite a que aspiro.”
          Susana March

Un niño de papel fotográfico me asalta
si no puedo dormir.

Quemo las horas
mientras busco las rutas de la sal en sus ojos,
de la sal que erosiona y agita sobre el aire

                                     un verderón.

Quemo los años-luz.
El alma que besé nube tras nube
no cambia nunca,

no el berilo, no el lago de sus ojos,
el límite a que aspiro.


Tiempo de –no– cerrar la tapa del corazón
          "Todo cuanto veía me llenaba de nostalgia.
          Cerré con firmeza la tapa de mi corazón”
          Kyoichi Katayama

Es tiempo de –no– cerrar
la tapa del corazón
para que no nos caiga el mundo encima

tiempo de sepultar esas cometas
que como azucarillos        como pájaros rotos
precipitaron la caída


© Ana Isabel Trigo Cáceres
2014 / 2016

7 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Marisol, agradezco tu visita y tu comentario. Un abrazo.

      Eliminar
  2. Me repito y digo lo mismo que Marisol, pero es que no se puede decir otra cosa. Un abrazo .

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Chelo, por tu opinión. Espero que estés mejorando de tu tendinitis. Otro abrazo.

      Eliminar
  3. Ah, se me ha olvidado felicitaros por el reciente premio que han otorgado a nuestras "Necesarias Palabras" en Cabra (Córdoba) como mejor proyecto solidario. Este libro hermoso y cálido ha visto la luz gracias al tesón de Chelo y también de Asunción Caballero, un equilibrado tándem de coordinadoras; y también a Unaria Ediciones que confió en el proyecto.

    Que todos nuestros versos vuelen hasta Nepal en forma de ayuda para reconstruir los hogares y las escuelas.

    ResponderEliminar
  4. Canción de aniversario es bestial.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu opinión, Amparo. Ese que mencionas es un poema que ha sido revisado, corregido y podado en diversas ocasiones, tras las cuales considero que ha quedado mejor. Un abrazo hasta Guadalajara.

      Eliminar