jueves, 31 de diciembre de 2015

Invierno, primavera, verano, otoño... ¿invierno?


Hace unos días leí de la poeta y novelista Ángela Vallvey una sentencia que pertenece a su libro El arte de amar la vida. Seguro que os gusta tanto como a mí.
"Cuando el ruido del mundo amenace con volverte sordo, deja de asomarte a sus ventanas por un tiempo. Apaga la radio, la televisión y el ordenador, y mira las estrellas, las nubes y los juegos de los niños, contempla esas cosas que siempre han existido y en las que apenas reparas. El ordenador no existía hace dos mil años, pero sí las estrellas, las nubes y los niños. Fíjate en las cosas que siempre han existido."
Ha sido un buen año. Gracias a quienes me habéis acompañado en este viaje.


ENERO
Mi poemario Entonces junto a sus "vecinos"
 
FEBRERO
Visita al Parque Arqueológico de Carranque (Toledo)
 
MARZO
 Lectura en la Biblioteca Pública de Vallecas, Madrid, junto a Gabi Nan

ABRIL
Captada a lo Edward Hopper por J. M. Urbano

MAYO
Regalos de cumpleaños

JUNIO
 Parque Natural de la Serranía de Cuenca
 
JULIO
 Mi hijo aprende a jugar al parchís

AGOSTO
Atardecer marítimo

SEPTIEMBRE
La abrazadora de árboles en el pinar del Cerro de los Ángeles

OCTUBRE
Black Mirror en la Universidad Carlos III de Madrid

NOVIEMBRE
Volver a Extremadura
 
DICIEMBRE
 Presentación de Necesarias Palabras, Antología Solidaria por Nepal
 
Llorado todo el llanto
Nada queda
Sino el caparazón de una cigarra.
 
Basho
 
FELIZ AÑO NUEVO A TODOS

3 comentarios:

  1. Ha sido un buen año para ti, como atestigua tu colección de imágenes. El próximo será, seguro, igual o mejor. Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. El 2015 fue un año tranquilo y sencillo. Y, como vivir es caminar, espero que el actual tenga colores, paisajes y riquezas humanas similares. Lo importante es seguir caminando al lado de esas personas que nos nutren y dan calor a nuestro corazón.

    ¡Sin dejar de asombrarnos!

    Hoy alguien me ha dicho que los niños (sobre todo si son menores de siete años) son nuestros maestros. Y qué razón tiene. Gracias a ellos podemos redescubrir la vida y deshacernos de esquemas antiguos e innecesarios.

    ¡Sin dejar de asombrarnos!

    Mi hijo y las personas hermosas que voy conociendo son mis mejores maestros, a quienes quiero profunda y serenamente.

    Que este año te sorprenda gratamente, Amparo. Otro abrazo para ti.

    ResponderEliminar
  3. No sé si te has fijado en la fotografía de mayo, pero hay dos libros de tu amigo Francisco. Llevaba tiempo deseando leer algo suyo. Otro abrazo.

    ResponderEliminar